Existen pocas situaciones a lo largo de tu vida donde realmente llegas a sentir que posees un corazón. Pero es justo en ese momento cuando percibes que aunque quieras, el ya no te pertenece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario