13Oct14 00:32

He permanecido en la estación de sus ojos mucho tiempo. Solía pasarse a visitarme e intentar olvidarse del mundo, pero ni siquiera el llenarle de besos los bolsillos llegaban para hacerle feliz. Me hice amiga de la oscuridad y de los versos románticos a los que consolaba diciéndoles que cuando volviera serían recitados una y otra vez para él. En cada visita, venía con esa personalidad chocante e insatisfacción constante hacia su alrededor, pero recuerdo que me esforzaba por simplemente ser parte de algo bueno de su vida, aunque quién lo diría entre tanto desastre. Pero la verdad es que siempre se iba temprano y tardaba estaciones en aparecer. Yo solía recorrer de palmo a palmo el lugar, por si también se había perdido buscándome. Lamentablemente, no era así, o al menos si lo fue, fue hace mucho.
Una noche como hoy, un día cualquiera, el esperado e insospechado día, he decidido que, después de tanta espera, tanto verso, abandono la estación.
Y en lugar de recuerdo, me voy a Ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario