La superficialidad tapona cualquier hueco por el que pueda palpitar el corazón, enfriándolo y abandonándonos a la merced de nuestro ego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario