Vaqueros rotos, alcohol y prepotencia

Al final del laberinto halló la forma: Ya no volvería a dejar de sonreír
Al menos por fuera

No hay comentarios:

Publicar un comentario