La llamaban Primavera

Lo único que me queda es escribir la historia de aquella niña que vestía con cremosos vestiditos y presumía descarada de su larga melena castaña mientras el mundo se rendía a sus pies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario