El prólogo de mi vida

Todo empezó cuando los besos perdieron su significado. Yo nací del cariño pero no del amor. Supongo que eso me había condenado para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario