The end

Él era la única respuesta. El único significado. Mi certeza. Mi constelación favorita. Mi Edén. Mi mar. Poseía el sagrado poder de parar mi reloj y hacer que el tiempo volara al mismo compás. Prosa romántica y melancólica
y tu esencia la salvación.

Pero, también, un fin perpetuo.
Cómo si de cinco balazos se tratase.






No hay comentarios:

Publicar un comentario