Vertiginoso

Hubo un tiempo en el que las tardes eran amigas de la soledad 
y yo solía fundirme con placer en el lapicero.
Reinaban los contrastes grises y sufría una miríada de sensaciones
sobre el papel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario