Perderse, pero cuánto

El invierno no solo ha retornado a las calles en plena primavera.
Aquí dentro yace en un frasquito de cristal el frío que no dejaste escapar.
Qué duros son los diluvios de abril sin (tus) abrazos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario