Páginas marcadas

Debería existir un antídoto para el corazón o un medicamento para el olvido. Así quizá los adiós dolerían en un plazo de tiempo muy limitado. Y quizá, continuaría sin la necesidad de mirar a mis espaldas, esperando a que al pasado, se le antoje hacerte parte de mi presente de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario