Adrenalina. Adrenalina pura y dura. Resistente y macabra.












Es tan dulce, como ácida.
Ya que es entonces cuando llegas al extremo en el que todo te empieza a dar igual.
Que lo importante aquí eres tú y tú felicidad.
Es un punto de egoísmo. Pero en el mejor sentido de la palabra.
Sientes que no te quitaran la sonrisa. Que hoy no.
Que es tuya, solo tuya. Que es tu responsabilidad mantenerla a flote.
Es un punto de locura. No te lo niego, si alguien tuviera el poder de sentir los latidos de mi corazón, como si fueran los suyos en estos momentos.. ni este mismo soportaría la inestabilidad de la que ahora me siento dueña.
Y soy consciente de que aunque no llore, sufro. Pero lo aguanto.. y camino.
Porque el tiempo, jamás, se paró por mi.
Porque va pisándome los talones y por ello, no me debo despistar.
Porque solo hay una oportunidad que tiene como nombre "Vida", y que una vez dijo, que esta aquí para ser disfrutada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario