¿En que estaba pensando?
¿Cómo se me puede pasar por la cabeza más de un trillón de veces un simple nombre?
Pero por dios, ¡que tengo trece años! ¡nada más que trece! ¿si no empiezo a disfrutar ahora cuando lo haré? ¿Si empiezo a comerme el pensamiento con alguien ahora, que dejo para después?
Tengo que aprovechar como nunca lo que tengo, nadie me asegura que mañana siga aquí.. ¿verdad?
¿Pues entonces a qué espero?
Tengo que empezar a aceptar que tu puedes a ver llegado a la misma conclusión que yo..
¡Y pues claro que me jode que digas que no sabes lo que sientes por mi, que llegado a este punto te estoy empezando a dar igual!.. pero un momento, ¡¿quién me aseguraba que no era así desde el principio?!..
Si lo piensas, todo siempre a sido un juego, en el que creía que el primero que se enamoraba perdía, y así a sido.. pero ¿y si yo no quiero continuar? ¿Y si ya me he hartado de jugar?.. Pues sí, definitivamente sí.
Aunque intento volver al punto de partida, ya nada es igual.
Todo duele y más cuando sé que mi comedero de cabeza en el fondo tiene arreglo pero por ahora, se que en el fondo, no quiero.
No quiero olvidarte, me cuesta aceptar que te evapores de mi vida como si nada hubiera pasado. Que sigas tu camino y yo el mío. Que me olvides; que olvides las caricias, los cálidos besos en las mejillas, los abrazos sin motivo aparente, nuestras manos enlazadas esa noche..
Para mí fueron importante ¿sabes?.. ¡Fuiste el primero con el que viví todo eso!
Joder, ¿por qué te vas ahora de mi vida?
¿Por qué? [...]

No hay comentarios:

Publicar un comentario