Cuando menos te lo esperabas, aparecí en tu puerta.
Sin pensarmelo dos veces pregunté:
-¿Te vienes conmigo?
-¿adónde?
-¿Y eso que más da?, ¿estas conmigo no?
-Ya pero, es que no se adonde me vas a llevar..
-A ninguna parte. Propongo que nos escapemos hoy y no volver más.
-Pero echaríamos de menos todo esto.. me refiero a los amigos, a la familia..
-Me dijiste que ya no querías nada de lo que se encontraba aquí, que si te quedabas era por mi.. y si es así, y ahora te digo que también quiero marcharme.. ¿que te impide hacerlo?
Hizo una pequeña pausa y respiró profundamente sin apartar la mirada de sus converses.
-Pero vamos a ver-remontó la conversación- ¿Qué haremos allí?, ¿y el trabajo?, ¿de qué comeremos?
-Sabes que eso no será problema, puedo echar fotos allí también..
-Se quedó callado-
-Harry, veo que no tienes nada más que decirme.. te daré una última oportunidad.. Me voy a la de tres.. tú solo responde;
¿te vienes conmigo?
-No hubo palabra alguna-
Sin más, me dí la vuelta. Con lágrimas en una de las mejillas.. y dije:
-¿Sabes?, sé cual es tu problema. No arriesgas, el miedo te impide actuar, te impide hacer lo que deseas, encontrar lo que aún no has descubierto..
Y de acuerdo, no es mala idea, es lo correcto ¿no?..
Pues eso, haz lo que debas, que yo continuaré mi camino, sin ti.
          
     Si no arriesgabas, me dijiste que no perdías ni tampoco ganabas.. Pero que era lo más seguro..  
     Pues de acuerdo, ahora te digo yo algo;
     no me tienes, porque esta frase a basado tus días en cada instante [...]

No hay comentarios:

Publicar un comentario