Creemos, confiamos en algo, o en alguien intensamente.
Es el mecanismo que nos impulsa a seguir, las cuerdas que nos mueven y manejan en cada uno de nuestros días.
Pero al igual que avanzamos, nos quedamos parados, quietos, inmóviles respecto  a nuestro entorno.. y el tiempo, nos adelanta, a nosotros, puros cuerpos formados de fe. Nuestro sistema de aguante, la que es capaz de inmovilizar nuestra fuerza y motivación cuando esta se agobia.. y esto le sucede diariamente, en ese pequeño vaso de agua.. y percibe esa presión en el pecho que sube lentamente al cuello y le aprieta, le ahoga, dejando poco a poco sin aire, y así nos deja, delirantes, aturdidos, todo transcurriendo y nosotros parados; nosotros muertos, en vida.
Y ahora deberías preguntarte.. ¿ganamos algo con esto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario