Nuestras manos enlazadas, abrazado a mí espalda... ¿que más se necesita?

No se que deciros... porque no se como me dejé, no se por que actué así. Supongo que sería por la hora, por la fría humedad de la playa y por las extrañas ganas que tenía de que te quedaras así toda una vida. Estaba tan tensa. Tenerte así.  Me puso tan nerviosa. El corazón me latía a cien por minuto.. y eso que ni siquiera hubo ningún roce de labios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario