Las ganas de gritar “te quiero”,


No se igualan al miedo que tengo de que lo escuches.

No hay comentarios:

Publicar un comentario