Somos así, queremos una felicidad que dure eternamente, un amor que no acabe...
Y tristemente, solo con palos nos damos cuenta que nada es para siempre, que por mucho que nos quejemos y neguemos no todo será como al principio.. Que tenemos limites.
El día en el que lo aceptemos, seremos libres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario